El equilibrio entre el afecto y la exigencia es clave para la crianza

Descubre por qué el equilibrio entre el afecto y la exigencia es clave para la crianza

Mostrar atención y amor a tu hijo nunca será malcriarlo, los niños y adolescentes necesitan consolidar relaciones afectivas sólidas y seguras que los ayuden a desarrollarse. Un acompañamiento basado en la afectividad, la comprensión, la exigencia y el cariño serán claves para su crianza.

Descubre por qué el equilibrio entre el afecto y la exigencia es clave para la crianza

Los seres humanos somos afectivos por naturaleza. Si le preguntamos a un adulto qué es aquello que más recuerda de su infancia, seguramente describa situaciones en las que sus padres o cuidadores le mostraban algún tipo de afecto. Momentos en los que parecía que el tiempo se detenía y los problemas se hacían mucho más pequeños. Cuando un buen abrazo, una palabra o un beso tenían el gran poder de hacerlo sentir mucho mejor. Muestras de cariño que eran capaces de calmar el dolor, de acompañar las emociones con mimos, ternura y de fortalecer el corazón.

Si hay algo que tienen en común todas las personas es que necesitan sentirse cuidadas y aceptadas para ser felices. No hay nada más reconfortante para un niño o adolescente que sentir que sus padres lo acompañan con grandes dosis de afecto y paciencia. Que lo educan con cariño y respeto, aunque cometa errores, y le dan el tiempo que necesita para aprender sin miedo a equivocarse. Que dan respuesta a sus necesidades y lo aceptan tal como es sin imponer unas expectativas desacertadas.

A lo largo de la infancia y la juventud, necesitan consolidar relaciones afectivas sólidas y seguras que los ayuden a desarrollarse en armonía, que le permitan crecer en un entorno de confianza en el que se sienta protegido y acompañado. El cariño es totalmente compatible con establecer normas y límites claros que le enseñen lo que debe o no hacer.

El cariño es imprescindible en el proceso de crianza, educar en el afecto es de vital importancia para un sano desarrollo personal, emocional y afectivo. El tono afectivo que rodea a un niño determinará en gran medida su actitud ante la vida y la forma en la que se enfrente a las dificultades.

Un joven que crece en un ambiente estable y equilibrado tendrá más facilidad para interpretar su entorno de forma positiva y para construir un buen autoconcepto de sí mismo. Es más probable que se convierta en un adulto con una buena autoestima, seguridad, responsabilidad, colaborador y feliz. Tendrá una mayor capacidad de hacer frente a la frustración, para esforzarse por conseguir todo aquello que se proponga y enfrentarse con éxito a las distintas situaciones que le regale la vida.

En cambio, si crece en un entorno desagradable e inseguro, donde no se le da respuesta a sus necesidades y aspiraciones, se sentirá desconcertado y con muy poca confianza en sí mismo. Si se siente poco querido o acompañado reclamará la atención de sus padres constantemente de forma desajustada y mostrará muchas dificultades para relacionarse correctamente con otras personas con las que convive.

En ocasiones, las familias se obsesionan con el hecho de que sus hijos obtengan el mayor número de contenidos y habilidades posibles olvidando ofrecerles lo que más necesitan para su desarrollo. Un acompañamiento basado en la afectividad, la comprensión, la exigencia y el cariño sin medida que les facilite crecer sintiéndose apoyados. Una educación que esté basada en la paciencia, la presencia y la comprensión acompañada siempre con grandes dosis de cariño. Donde los besos y los abrazos se conviertan en el mejor instrumento para educar y las emociones puedan expresarse y mostrarse con libertad y sean acompañadas con mucho respeto.

Claves para educar en el afecto

  • Es imprescindible que el niño o adolescente se sienta querido y aceptado con sus defectos y sus virtudes. Que potencien su autoconcepto, autonomía e iniciativa personal para que sea capaz de tomar sus propias decisiones y se haga cargo de sus responsabilidades y consecuencias.
  • Las familias deberán encontrar el equilibrio entre la exigencia y el cariño, consiguiendo así que el niño o joven tenga confianza en sí mismo y se sienta seguro en su entorno. Establecer límites y normas claras y precisas ayudará también a que se sienta protegido.
  • Se deberá fomentar que identifiquen e interioricen sus sentimientos, y hablen de todo aquello que les preocupa o les interesa sin sentir que se les cuestiona o realizan sobre ellos juicios de valor. También que aprendan lo que es la empatía, a ponerse en el lugar del otro.
  • Conviene ayudarlos a asumir sus responsabilidades y a trabajar de forma constante felicitando sus esfuerzos. Basando el acompañamiento en la comunicación afectiva y el amor incondicional.
  • La forma en la que los padres quieran a sus hijos será la forma en la que se quieran a sí mismos. Un menor necesita muestras de afecto cálidas y afectuosas a diario, que pasen tiempo de calidad con él para escucharle sin prisas. Los besos, los abrazos, las caricias, las miradas cómplices y las palabras de aliento no pueden faltar en la educación. 

 

Como decía Platón: “Donde reina el amor, sobran las leyes”.

Lee el artículo completo en El equilibrio entre el afecto y la exigencia, clave en la crianza de los hijos

 

 

Acerca de Los Mejores Colegios
Los Mejores Colegios es una plataforma on-line altamente segmentada que les permite a los padres de familia encontrar el colegio ideal, siendo ésta una decisión importantísima para la educación de los hijos. Aquí puedes encontrar información completa sobre los colegios más adecuados, procesos de admisiones y criterios académicos y pedagógicos entre muchos otros.
Abrir chat
1
¡Hola! te estás comunicando con Ciprés Mercadeo Educativo, ¿en qué podemos ayudarte?